Inicio » Viajar a Arabia Saudí » Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

Durante la época medieval, la parte que da a la costa de Omán se dedicaba al muy lucrativo comercio con India, Zanzíbar y China, la ciudad interior de Nizwa, a 174 kilómetros al sur de Mescate, era la sede de poder de los imanes, quienes gobernaron el país durante siglos. Es conocida como lugar de estudio y famosa por sus antiguos poetas, además de ser la ciudad natal de Simbad, el Marino ¡Sorpresa! Sí existió este legendario personaje.

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

Una imponente fortaleza con torre redonda

Cuenta con una imponente fortaleza de forma circular que data del siglo XVII. Hace pocos años se restauraron – con excelentes resultados –  el fuerte y los edificios históricos vecinos. Esta restauración fue tan bien realizada que fue galardonada con varios premios internacionales. Nizwa se encuentra ubicada en la carretera de Mascate, que rodea dos de las más grandes cadenas montañosas del país, por lo que le turista que se acerca hasta allí, puede disfrutar de unas magnificas vistas de uno de los paisajes más bellos y variados de los países del golfo.

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

Sede de las fábricas de artesanía y joyería

Suele recibir muchos visitantes, en viajes relámpago, desde Mescate. Deseosos por ir de compras pues la sede de las fabricas de artesanía y joyería de Omán. Allí se fabrican las famosas dagas curvas kanjar, las cuales para los omaníes son un preciado símbolo de masculinidad, aunque actualmente solo las usan durante las ceremonias oficiales.

La mezquita de la cúpula azul

El zoco de Nizwa  está perfectamente señalado por la enorme mezquita de la cúpula azul, cuyos comerciantes han sabido adaptarse a los gustos de los occidentales en busca de objetos de recuerdo. Sin embargo, las callejuelas más apartadas a las que no llegan los turistas, mantienen un aire omaní más autentico. En ellas el regateo y la reventa y se encuentran separadas en zonas específicas que se dedican en exclusiva a un producto, por ejemplo dátiles o cabras.

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII
Oman, Nizwa. El viejo zoco.

La tazita de plata de Omán

Calificada como una pequeña joya, calificada por muchos como la «tacita de plata» de Omán, que Ibn Battuta describió como una ciudad al pie de las montañas, rodeada de grandes huertas y bonitos bazares. Al llegar  a la vieja Nizwa te encuentras con unas murallas tremendas. Por encima de ellas sobresale una  torre enorme que parece continuarlas al no cambiar de color. Junto a ella, las cúpulas de las mezquitas decoradas con hermosos dibujos geométricos. Hasta aquí llegaban los viajeros de otros lugares. Por mar o tierra tras haber cruzado el terrible desierto de Arabia, buscaban fonda y venta de sus mercancías en los bazares.

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

La plaza más disputada por las beligerantes tribus

Antes de que Omán fuera un sultanato, Nizwa fue la plaza más disputada por las beligerantes tribus, por su extraordinaria ubicación: el cruce natural de caminos entre la región de Dhofar (sur del país), la costa y el norte del país, el centro del arte y la educación y un maravilloso
 jardín, el principal oasis de las montañas, aunque no el único.

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

El gobernador local viva allí

Hasta poco antes de la gran restauración, el wali –gobernador local- vivía aquí, pero parte de sus techos se vinieron abajo con las lluvias y la falta de mantenimiento, así que tuvo que mudarse. Poco después se comenzó la gran obra que lo convirtió en museo y también en lugar de recepción cuando el sultán Qaboos viaja allí, al menos una vez por año. Es una edificación impresionante, sobre todo la enorme torre a la cual se puede subir para contemplar todo el oasis de Nizwa, donde crecen hasta 40 variedades distintas de dátiles y al fondo las montañas.

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

Las antiguas casas de la parte vieja de la ciudad y el Zoco

Al callejear por los alrededores te encuentras con la parte vieja de la ciudad, donde aún se alzan las antiguas casas. Algunasseñoriales, otras muy rotas, desvelando sus interiores que seguro fueron suntuosos. Al volver al área nueva con la muralla y el fuerte descubrimos el zoco, que si bien ya no tiene el aspecto ni sabor de los de antaño, ya que fue reedificado y es moderno. Aun así, es una arquitectura que busca recordar el pasado. Sus naves son pulcras y perfectamente alineadas. Al fondo hay un mercado de pescado y animales y al frente están las zonas de frutas, verduras, dulces y carnes.

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

Otro atractivo turístico: El Fuerte de Bahla

Además del fuerte de Nizwa, destaca el Fuerte de Bahla, una de cuatro fortalezas a los pies de Djebel Akhdar, en la parte alta de Omán, está ubicada en el oasis de Bahla. Fue inscrita en el Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987. Fue construido por la comunidad de Banu Nabhan quienes dominaron la región desde el siglo XII hasta finales del siglo XV. El edificio es de ladrillo, con un basamento de piedra.​Del año 1988 al año 2004, estuvo inscrita en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro.

Nizwa y su fortaleza del siglo XVII

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *