Inicio » Viajar a India » Karni Mata: El templo sagrado de las ratas

Karni Mata: El templo sagrado de las ratas

Bievenidos a esta travesía que tiene como punto principal el Karni Mata, el templo sagrado de las ratas de la cultura hindú.

Como dato de cultura general, sabemos que en la India los animales consierados sagrados son muchos: Vacas, elefantes, monos, tigres y hasta ratas, ese molesto y pequeño roedor que tememos invada nuestra casa, debido a destrucción de nuestras cosas o contagio de enfermedades, en fín, un animal que es relacionado con falta de higiene y salubridad.

En Bikaner, una pequeña ciudad de la provincia de Rajastán de la India, este animal es considerado sagrado por lo que es bastante común ver ratas rondando por ahí a plena luz del día sin preocupación alguna, aunque es más normal verlas dentro del templo.

La realidad sobre el templo sagrado de las ratas

Este templo de la religión hindú permite que la gente entre, conviva y rece junto a las ratas, por lo que hay una creencia bastante firme que dice que los habitantes de esta ciudad donde se encuentra el templo, cuando mueran van a reencarnar o renacer en el cuerpo de una rata. Por lo que podría decir que, las ratas que actualmente están allí son antepasados, ¿genial verdad? ¿o no?, lo cual en cierto modo tiene sentido que sean tratadas con tanto respeto debido a que literal puede ser que estes viendo al tatarabuelo de alguien.

El templo sagrado de las ratas
Fuente: Luisito Comunica

Estaría muy genial de que si vas a visitar este templo compres comida para alimentar a las ratas, de igual manera debes estar muy pendiente porque se pueden subir encima, lo que sí es que si esto llega a pasar no debes preocuparte porque son muy pacíficas y no muerden.

El templo sagrado de las ratas es un templo bastante visitado por muchos peregrinos desde todas partes de la India, ya que van a rendirle oraciones y perdirle la bendión a Karni Mata, una curandera y sabia en donde reencarno la Diosa hindú Durga, la cual es venerada por sus poderes de sanación, gran voluntad y generosidad.

El templo sagrado de las ratas
Diosa Durga

Adentrándonos al templo

Una de las reglas principales para entrar al templo sagrado de las ratas es quitarse los zapatos, lo cual es sumamente curioso, teniendo en cuenta tenemos la idea de que las ratas son antihigiénicas, por lo que ir sin zapatos alrededor de estas no es el plan más atrayente la verdad; pero (y este es un pero bastante bueno, creo) no hay que ir totalmente descalso, ya que en la entrada dan una especie de zapatitos de tela, y puedes quedarte con tus calcetines o medias puestas.

Como dije anteriormente puedes comprarle comida a las ratas, por lo que ahí mismo, en los alrededores del templo, podrás encontrar algunos puestos donde puedes adquirir estos alimentos y ser agradable con tus roedores anfitriones. No será un gran gasto, ya que el surtido de alimentos cuesta 100 Rupias, lo que vendria siendo como 1.50$.

La entrada al templo sagrado de las ratas es totalmente gratis, pero si quieres grabar y tomarte fotos dentro debes pagar 100 Rupias o 1.50$, lo cual me parece que vale mucho la pena, ya que es un recuerdo que tendrás para toda la vida.

Ya a simple vista, desde el primer contacto, desde el primer paso en el templo, podrás ver ratas; eso sí, por alguna razon, a pesar de tener las puertas abiertas, las ratas no se salen del templo, es como si hubiese una barrera que no las deja pasar al exterior.

Se estima que dentro del templo hay entre 30.000 a 50.000 ratas y también se dice que se puede beber o comer desde el mismo lugar en donde lo están haciendo las ratas y que no sucederá nada malo, hablando de la salud, de hecho la gente que vive aquí lo hace y asegura que están muy bien, y que si están enfermos, esto los cura.

Historia

No hay una historia que esté comprobada, pero sí (como en casi toda la cultura India) existe una creencia que es muy respetada que dice y cuenta que hace aproximadamente 500 años existió una mujer que se llamaba Karni, la cual rezaba todos los días y era muy admirada por la gente del pueblo debido a su devoción al hinduismo, y porque también creían que incluso ella tenía poderes y podía hablar con lo dioses.

Un día este pueblo fue atacado por una peste, así de repente, por lo que todo el pueblo quedo infectado y miles de personas perdieron la vida. Karni al ver esto habló con los dioses para reclamarle por la muerte de su gente, y les dijo que si ellos tenían compasión, por favor les devolviera la vida terrenal y que perdonase los pecados a todas aquellas almas.

Al escuchar esta petición, los dioses la negaron, explicando que el destino de esas personas era morir y que eso no se podía cambiar; pero que por a la devoción que Karni le tenía a ellos, le harían un favor acompañado de una misión de vida: Le iba a devolver la vida a la gente del pueblo pero no en forma humana, sino en forma de ratas.

Lo que ella debía cumplir era recibirlas en ese templo, alimentarles y asegurarse que los roedores iban a vivir felices y seguros (Quizá por esto es que las ratas no salen del templo), además también debía recibir a cualquier persona que fuera a rezar al templo.

El templo sagrado de las ratas
Fuente: Luisito Comunica

Voluntariado

Este templo tiene otra particularidad además de las ratas, que es que, muchas personas prestan servicos de cuidados y alimentos para las ratas como buena acción (para mejorar karma) y a cambio de hospedaje dentro del templo.

El templo sagrado de las ratas
Fuente: Luisito Comunica

El mito de la rata blanca

Se dice que si llegas a ver una rata blanca o albina, es de buena fortuna, debido a que se rumorea que sería la misma Karni Mata reencarnada en el roedor.

Claro está, no es nada sencillo encontrar un rata blanca, de hecho, es casi imposible, ya que hay demasiadas ratas y según lo que dicen los voluntarios, solo hay 8 ratas blancas en todo el templo, es decir un porcentaje minúsculo en comparación con la población general de los roedores que ahí hay.

El templo sagrado de las ratas
Fuente: Luisito Comunica

Espero te haya gustado este recorrido por el Templo sagrado de las ratas y dime, ¿Irías a este templo hindú?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *